Lactancia materna exclusiva

La lactancia materna exclusiva es lo más recomendable como método para alimentar al bebe porque cubre todas las necesidades y requerimientos hasta al menos los primeros 6 meses de vida, siendo posteriormente, el mejor complemento para su correcto desarrollo.

Es cierto que, en la sociedad actual en la que vivimos, se está viendo un aumento de las mamás que desean dar el pecho de manera exclusiva a sus bebés pero este deseo se queda muchas veces empañado con la cantidad de información contradictoria que se da a los padres, en un momento de especial vulnerabilidad y duda. Existen muchos mitos sobre la lactancia que, sin fundamento científico, se dan por verdaderos, creando falsas expectativas. En este artículo queremos desmentir y aclarar puntos fundamentales para que consigáis dar una lactancia materna exclusiva feliz y satisfactoria basada en la evidencia científica.

Empezaremos hablando de los mitos que hay alrededor de la técnica, donde nos encontramos afirmaciones como:

  • El pecho se da cada 3 horas, 10 minutos cada pecho.
  • Se deben dar siempre los dos pechos.
  • Si das el pecho muy seguido, sin esperar al menos 3 horas entre las tomas, no das tiempo suficiente para que el pecho se rellene.

El bebe es el que decide CUANDO y CUANTO necesita comer. No debe haber un horario fijo ni en la duración de la toma, ni entre una toma y otra. Es la relación madre-hijo la que regula la lactancia materna exclusiva, regida por la oferta y demanda.

Cuanto más succiona el bebé -> mejor se vacía el pecho -> más leche produce la madre

Es fundamental que al menos uno de los pechos se vacíe completamente antes de ofrecer el otro ya que:

  • Permite al bebé conseguir la leche más rica en grasas, con factores crecimiento y más saciante del final del pecho.
  • Conseguir el correcto vaciado asegura un óptimo mantenimiento de la producción.
  • Es mejor un pecho vacío que dos medio llenos.

El pecho es como un grifo que se rige por la hormona prolactina para producir la leche en las glándulas mamarias y por la hormona oxitocina para eyectar (sacar) dicha leche de la mama mediante la succión del bebé. Todo esto quiere decir que los primeros días podrás notar la subida de la leche, que las mamas estar turgentes y duras (llenas de leche) pero con el paso del tiempo, y al ser a demanda, es normal que sientas tus mamas blandas, lo que no conlleva que “ya no tengas leche”. Si tu hijo succiona obtendrá leche. Si es un niño sano, activo, que gana peso solo con la lactancia materna exclusiva, tienes leche suficiente, pero ante la duda, consulta con un especialista como tu pediatra o tu matrona ya que son los que mejor te van a guiar. No abandones por presiones externas si realmente deseas continuar.

Existen también muchos comentarios acerca del comportamiento de los bebes con respecto de la toma:

  • “Hay que organizar cuanto antes el horario de las tomas para que el bebé aprenda y se regule”.
  • “si le das cada vez que pida, no se acostumbrará a comer a sus horas y le puede hacer daño en el estómago/ se empachará”.
  • “A medida que crecen, los bebés van adquiriendo un horario fijo para las comidas”
  • “desde que pasan 10 minutos el bebé ya no traga más, sólo juega con el pezón”
  • “no hay que permitir que esté al pecho si no le toca comer”.
  • “mimar y calmar al bebé en brazos o al pecho lo malacostumbra y se hace dependiente”
  • “si le das cada vez que pide lo vas a malcriar”

La realidad es que cada bebé tiene su propio ritmo y se relaciona con su madre (lo que comentábamos anteriormente de la oferta-demanda) para conseguir la cantidad de leche que necesita. Habrá momentos en los que a pesar de tener una lactancia materna exclusiva bien instaurada el bebé tenga picos de crecimiento que requieren aumentar la frecuencia de las tomas, tu cuerpo se adaptará a dichos momentos.

Es importantísimo saber que existen dos tipos de succión: la NUTRITIVA, con la que tu bebe se alimenta de manera activa; y la NO NUTRITIVA, con la que se relaja, encuentra confort y seguridad (es semejante a un chupeteo con la chupa); ambas son fundamentales para la producción de la leche. No hablamos de dejar durante horas al bebe al pecho sino, aprovechar estos momentos de apego para que sea él quien nos ayude con el estímulo de su ligera succión a aumentar la producción de la leche. Es cierto que cuando van creciendo, los bebes realizan succiones y vaciados del pecho más rápido pero, los primeros días de vida la succión es más lenta y las tomas requieren más tiempo, por eso es fundamental que se hagan en un entorno tranquilo y cómodo para la madre. Si el agarre es adecuado no tiene porque doler la succión, algunas madres han referido sentir como un hormigueo o sensación de descarga con las primeras succiones pero al cabo de unos minutos la sensación cedió. Si aparecen grietas están causadas por el mal agarre y debes consultar con un especialista para que te ayude.

Para que la lactancia sea exitosa hay que darle pecho cada vez que lo pida. No es capricho, es necesidad. Los bebes necesitan el contacto físico, los abrazos, el cariño y los mimos tanto como la leche que les alimenta, para su desarrollo equilibrado y para construir el apego seguro que será la base de su confianza y futura autoestima. El amor no malcría. Es un cambio de rol importante para los padres, pero es fundamental que sepan que la lactancia materna exclusiva requiere dedicar muchísimo tiempo al bebe, sobre todos los primeros meses.

Qué no habremos escuchado sobre las tomas nocturnas:

  • “ Que si la lactancia materna por la noche favorece las caries en el bebé”.
  • “ Es mejor dar un biberón para que aguante dormido toda la noche”.
  • “Si no duerme toda la noche es que se queda con hambre”
  • “si le doy un biberón puedo descansar por la noche”

Son afirmaciones que generan falsas expectativas en los padres. Si queremos una lactancia materna EXCLUSIVA, debemos saber que las tomas nocturnas son fundamentales para su instauración y posterior mantenimiento adecuado. Hay un pico nocturno importante de la hormona prolactina, esto significa que hay un aumento de la producción de leche por las noches, es decir, más leche disponible; al bebé le resultará más fácil obtener la leche y estará más calmado y tranquilo. La mujer libera endorfinas que la ayudan a descansar mejor. No nos olvidemos que existen diferentes posturas para amamantar que pueden facilitar las tomas nocturnas. NO debemos esperar a que se encuentre agitado para ofrecer el pecho, sobre todo los primeros días, que tras el parto, el cansancio aflora y la paciencia disminuye; los primeros días estimula a tu hijo también durante la noche para que succione. Si le das un biberón es una toma menos de pecho que realiza, no hay succión, no hay estímulo ni vaciado, el mensaje al cerebro es que no se necesita tanta leche y la producción disminuye. EL VACIADO DEL PECHO ES FUNDAMENTAL, lo mismo que la mamá se adapte al bebe y repose cuando él lo haga, para poder estar descansada durante las tomas los primeros días de vida.

A la consulta acuden muchos padres con la duda de si hay suficiente leche o si la leche es de buena calidad,

  • “ni mi madre ni mis hermanas pudieron dar el pecho asi que yo tampoco podré”,
  • “si tienes el pecho pequeño tendrás poca leche”,
  • “cuanto más grande es el pecho más leche producirá”.
  • “con el pecho nunca sé cuanto come, con el biberón me quedo más tranquila”
  • “es imposible saber cuánta leche toma un bebe amamantado”
  • “si el pecho esta blando o suave es que no hay leche suficiente”
  • “si no te gotean la leche de los pechos entre las tomas es que no hay leche suficiente”
  • “con el sacaleches extraigo muy poca cantidad, no tengo suficiente leche”

Nacemos con la capacidad para lactar, no lactar es un accidente muchas veces promovido por la sociedad que nos rodea, el uso de las nodrizas en la antigüedad por ejemplo, esa imagen de mujer robusta con grandes pechos que podía amamantar por encargo a los hijos de los nobles, nos ha llevado infravalorar nuestra capacidad de mamíferas de amamantar de manera eficaz a nuestros hijos. No se tiene más o menos leche según el tamaño del pecho (este está relacionado con la grasa corporal) sino que la producción de leche depende de la glándula mamaria productora de leche. Lo único que aumenta la producción de leche es una correcta succión y un adecuado vaciado de la mama. Con el tiempo se deja de sentir lleno y duro el pecho al tener un correcto vaciamiento y una lactancia materna a demanda.

Es cierto que no podemos ver la cantidad de leche en el pecho como si fuera un biberón de cristal pero, hay métodos indirectos de saber si un bebé ha tomado suficiente leche:

  • Se queda tranquilo y relajado tras la toma.
  • Moja una media de 6-8 pañales al día.
  • Tiene buen color, reacciona a estímulos.
  • Hace entre 8-12 tomas de pecho al día. Los primeros días 10-15 tomas.

El propio CALOSTRO, la primera leche que produce el cuerpo de la mujer a veces mucho antes de dar a luz, se ha desprestigiado de manera errónea escuchando frases como que ” los primeros días no hay leche, sólo agüilla” “ el calostro no alimenta” “hasta que te suba la leche tienes que dar biberones”. El calostro es el alimento ideal para el recién nacido, es rico en proteínas y enzimas que ayudan a evacuar el meconio (la primera caquita del bebe que es negruzca como alquitrán) y le aporta las defensas que necesita mediante las inmunoglobulinas de su madre, previniéndole de infecciones.

Hay padres que preguntar sobre productos que aumentan la producción de la leche materna, llamados también galactogogos. No existe evidencia científica sobre dicho aumento ni que produzcan más leche en comparación con una buena succión. Hay hierbas que pueden incluso ser nocivas para el bebe. Si que existen fármacos preescritos por médicos en casos de relactación o inducción a la lactancia pero sólo se pueden adquirir con la supervisión de un médico y en casos concretos. Lo más importante es que sepáis que ante la duda preguntéis a vuestro pediatra, es el que mejor os va a asesorar y en la página www.e-lactancia.org (donde hay información fidedigna de fármacos compatibles con la lactancia).

Hay un problema que encontramos con la vinculación de las parejas con el bebe, afirmaciones como que “con el biberón desde el principio el padre puede participar más y así se vincula mejor con su bebe”. Los padres tienen multitud de formas de vincularse con su bebe mediante el baño, el masaje, el porteo, el paseo… son el mejor apoyo para las madres cuando dan el pecho, con su actitud positiva, su colaboración e implicación en las tareas domésticas y en la crianza. Les aseguro que el hecho de dar un biberón no puede hacer sombra al resto de oportunidades de los padres para interactuar con sus hijos.

Y para finalizar me gustaría comentar una creencia que he escuchado acerca de las leches de fórmula modernas, los padres piensan que son idénticas a la leche materna, pero a pesar de que están muy avanzadas en su formulación, estas leches carecen de los componentes biológicos (inmunitarios, factores de crecimiento…) que sí posee la leche materna, la cual se adapta de manera óptima a las necesidades de cada bebe, cada día de su desarrollo, variando en su composición de la mañana a la noche por ejemplo.

Andrea Garcia De La Rosa

Andrea Garcia De La Rosa

Enfermera especialista en ginecología y obstetricia, con experiencia en el ámbito tanto hospitalario como en atención primaria. Con cursos acreditados cono Experto en lactancia materna

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa