Pródromos de parto

La palabra pródromo viene del latín prodromus que significa predecesor de un evento. Los pródromos de parto son aquellos signos y síntomas que nos anuncian que el momento del parto se aproxima.
Son variables en cada mujer, en algunas pueden tener lugar un par de horas previas al nacimiento del bebé y en otras puede tener lugar un par de semanas antes. Por tanto no hay una norma establecida en cuanto a aparición y duración; además este proceso puede variar entre una primera gestación y las sucesivas.

No hay que confndir este proceso con las llamadas contracciones de Braxton Hicks (que entrenan al músculo uterino) ni con las verdaderas contracciones que tienen lugar durante la fase activa del parto.

¿Qué podéis experimentar en esta fase?

Una de las cosas que notaremos es el descenso del abdomen, que puede ejercer presión sobre la vejiga y aumentar la necesidad de orinar mas frecuentemente y en poca cantidad.

Por otro lado, pueden comenzar las contracciones uterinas que, a diferencia de las contracciones de parto, no son rítmicas ni regulares. En general suelen durar menos de un minuto y suelen ceder al cambiar de posición o al descansar. La función básica de estas contracciones es la de acortar ablandar y centrar el cuello uterino.

En cuanto a la regularidad e intensidad de estas contracciones podemos explicarlo con un ejemplo. Podéis tener una contracción fuerte, al cabo de diez minutos otra menos intensa, otra a los ocho minutos y luego pasar un período de treinta minutos sin contracción y así sucesivamente; esto provoca alguna otra ida y venida al hospital y la experiencia según el caso será mas o menos agradable o molesta.

En esta fase también podéis experimentar la expulsión del tapón mucoso que es la salida a través de la vagina de una sustancia mucosa espesa que puede presentar un color blanquecino , rosado o marronáceo y que varia en cuanto a la cantidad de una mujer a otra.

No siempre se aprecia este proceso y cuando ocurre puede durar horas o incluso días. Es importante recalcar que si presentas expulsión del tapón mucoso no es necesario que acudas a urgencias de maternidad, pero si presentas dudas de que la secreción expulsada pueda ser liquido amniótico deberás acudir para que tu matrona descarte una posible rotura de bolsa.

¿Cuándo comienza entonces el parto?

El parto comienza cuando las contracciones se vuelven regulares, van creciendo en intensidad (se van notando mas fuertes), duran más tiempo y no ceden con el reposo. Se ha definido así por tanto como criterios de admisión en maternidad las gestantes que presenten contracciones uterinas regulares, borramiento del cuello uterino de más de 50% y una dilatación de 3-4 cm. Esto es importante ya que la admisión en maternidad de forma temprana o durante la fase de pródromos se asocia a un mayor intervencionismo durante el parto (uso de oxitocina, analgesia epidural etc..).

¿Cuáles son los factores que favorecen el inicio del parto?

Las relaciones sexuales pueden favorecer el desencadenamiento del parto por la estimulación de la vagina y el cuello del útero; el tener un orgasmo o estimular el pezón juega un papel importante ya que durante estos dos procesos se libera oxitocina. Además el semen contiene prostaglandinas, una sustancia que también favorece la aparición de contracciones.

Caminar y deambular también parece que favorece el inicio del parto.

¿Qué consejos os podemos dar para afrontar los pródromos de parto?

Es importante respirar correctamente hinchando los pulmones de aire y soltando el aire muy despacio, en lugar de luchar contra la contracción trabajamos con ella, hay que pensar que al no ser un dolor regular nos dará una tregua para descansar.

Es conveniente hidratarnos con frecuencia, si no tenemos hambre no hay que forzarse para comer pero si beber agua, infusiones, zumos…

Si tenéis apetito intentar comer comidas ligeras de fácil digestión.

Procurar estar en un ambiente tranquilo con personas que os trasmitan calma y serenidad.

Aplicación de calor local lumbar o masaje lumbar, este calor puede ser seco (secador, manta eléctrica) o húmedo (en forma de ducha con agua caliente). En definitiva escuchar al propio cuerpo y actuar según las necesidades.

¿Cuando acudir a la maternidad?

Iremos a la maternidad en los siguientes supuestos:

  • Presencia de contracciones regulares intensas que no ceden al reposo, conviene que alguien controle con un reloj cada cuanto aparecen, es preciso ir cuando hay tres contracciones en diez minutos durante una hora.
  • Rotura de bolsa o no notar movimientos fetales durante un periodo largo de tiempo, pensar también que al final del embarazo el bebé tiende a moverse menos porque este tiene menos espacio para hacerlo.
  • Sangrado vaginal similar o mayor que tu regla.

Al llegar a la maternidad la matrona revisará tu historia clínica, para ello es importante que te lleves toda la información del embarazo (cartilla maternal, ultimas analíticas…) y te valorará si estas de parto a través de un tacto vaginal donde se valora las características del cuello uterino. También te realizará un registro cardiotocográfico donde se valora las contracciones y la frecuencia cardiaca de tu bebé.

Además de estos consejos no olvideís que la mujer está preparada fisiológicamente para el parto, escuchar vuestro cuerpo, usar el sentido común y como no, ante la mínima duda siempre es mejor consultar.

Maria del Rosario Vaquerizo Galdón
Matrona

Maria del Rosario Vaquerizo Galdón

Maria del Rosario Vaquerizo Galdón

Matrona con experiencia en atención especializada

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa