Otoemisiones acústicas

¿Para qué sirven?

Las otoemisiones acústicas son una prueba que se realiza al poco de nacer para detectar problemas de audición en edades tempranas. Consiste en introducir una especie de cono en el conducto auditivo del recién nacido y, ya situado, emite unas ondas, no sonoras, que se transmiten a través de oído externo y medio hasta llegar a la cóclea, que es la zona donde están situadas las células que se encargan de transformar los estímulos sonoros en impulsos nerviosos que llegarán posteriormente al cerebro del bebé. En respuesta a éstas ondas, las células de la cóclea responden “produciendo un eco” que vuelve hacia el cono y es detectado por la máquina por medio de un micrófono.

anatomia del oido ingles

¿Por qué son importantes las otoemisiones?

La importancia radica en detectar precozmente la falta de audición (hipoacusia) o la sordera, ya que es de vital importancia para un correcto desarrollo cognitivo, del lenguaje y el habla, así como para una correcta integración social. Además detectar estos problemas a tiempo permite ponerle solución en edades tempranas, anticipándonos a un posible retraso del desarrollo.

¿Cuándo debe hacerse la prueba?

Lo habitual es realizarla entre las primeras 24 horas y los 3 meses de vida. Idealmente, cuánto más pequeño mejor, ya que es imprescidible que el bebé esté tranquilo y lo más quieto posible. Por tanto hacer la prueba en los primeros días facilita la realización de la misma. Al ser una prueba muy sensible (que puede salir artefactada fácilmente) debe realizarse en un ambiente tranquilo, sin ruidos externos.
Durante la prueba, el bebé no notará molestia alguna salvo la del contacto del cono de plástico en el conducto auditivo externo; ni siquiera percibirá ruidos ya que las ondas emitidas por el aparato no son sonoras.

Mi bebé “PASA” la prueba de otoemisiones… ¿es conveniente hacer más revisiones auditivas?

Estupendo, es una buena noticia. Las revisiones sucesivas las hará el pediatra en la consulta, comprobando si responde a estímulos sonoros, si gira la cabeza ante un ruido, si sonríe al hablarle…Del mismo modo los padres proporcionarán información importante al pediatra: si se asusta en casa con los ruidos, si balbucea a partir de los 2 meses, si sonríe cuando le habla la mamá y el papá.
Hay que prestar especial atención a los recién nacido que tienen algún factor de riesgo para desarrollar hipoacusia, ya que en ellos, más allá de la exploración clínica, puede ser necesario repetir pruebas cada cierto tiempo para comprobar que la audición es adecuada.

  • Prematuros
  • Bebés que han estado mucho tiempo en una UCI neonatal
  • Bebés cuya familia tenga antecedentes de sordera o hipoacusia
  • Infecciones congénitas
  • Ictericia que requiriera exanguinotransfusión
  • Bebés sometidos a ventilación mecánica

¿Qué cosas deberían ponernos en alerta?

A modo de resumen, podríamos destacar lo siguiente:

En el niño de 0 a 6 meses:

  • Que no emita ruidos para llamar la atención
  • Que no se sobresalte con los ruidos fuertes
  • Que no se calme con la voz de la madre

En el niño de 6 a 12 meses:

  • Que no diga sílabas
  • Que no se gire hacia los ruidos

En el niño de 12 a 18 meses:

  • Que no diga “papá, mamá”
  • Que no haga asociaciones…”el guau guau” es el perro
  • Que no señale al nombrarle objetos

La prueba de otoemisiones ha revelado que “NO PASAN” el test… ¿significa que mi bebé no oye?

Un resultado adverso en el test de la otoemisiones puede ser un motivo de preocupación y alarma en los padres. Por ello intentaremos tranquilizar desde aquí ya que si la prueba “NO PASA” no significa, ni mucho menos, que tu bebé no oye.
Para que la prueba salga bien, como hemos explicado anteriormente, es necesario que las ondas lleguen a las células de la cóclea que están situadas en el oído interno. Pues bien, cualquier cosa que altere esta transmisión puede provocar que el test salga fallido:

  • Cerumen en el conducto auditivo
  • Restos del parto acumulados
  • La presencia de moco en le oído medio
  • Conducto auditivo estrecho
  • Mala colocación del cono emisor del aparato

En este caso, deberá repetirse la prueba en unas semanas para intentar solventar estos problemas. Si tras repetirla, la prueba vuelve a salir que “NO PASA” entonces se mandará al bebé a realizar otra prueba que se llaman potenciales evocados auditivos, la cual recogerá información de cómo funciona la vía auditiva, analizando el estímulo nervioso desde que lo producen las células de la cóclea hasta su llegada al cerebro.

Se ha confirmado la mala noticia…mi bebé no oye bien. ¿Qué soluciones tengo?

Hoy en día hay muchos métodos para poner solución a los niños con problemas de audición; de manera que puedan tener un desarrollo completamente normal. Lo más importante es la detección precoz, para poder tomar medidas terapéuticas antes de los 3 meses de edad. Entre los tratamiento posibles está:

  • Prótesis auditivas,
  • Audífonos semiimplantables
  • Implantes cocleares
  • Aparatos vibrotáctiles

La elección de uno u otro vendrá determinada por el especialista responsable (otorrinolaringólogo), así como el seguimiento de los mismos.

Aquí facilitamos el link para la CONFEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FAMILIAS DE PERSONAS SORDAS (www. FIAPAS.es), donde podrán obtener más información, hablar con otros padres con el mismo problema y asesorarse.

Ivan Abreu Yanes

Ivan Abreu Yanes

Soy pediatra en Hospiten Rambla. Me he especializado en la rama de Cardiología pediátrica, haciendo especial hincapié en las cardiopatías congénitas; las cuales además de su abordaje postnatal,es importante su conocimiento antes del nacimiento,para poder explicar a los padres la posible evolución de las mismas; aliviando así la ansiedad de la incertidumbre.

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa