Vacuna de la Varicela

La vacuna de la varicela tenía gran aceptación entre los padres hasta que en 2013 se tomó la decisión, sin fundamento, de retirarla del mercado. Un año después, se prohibió también su administración en hospitales privados, de modo que muchos padres tuvieron que viajar al extranjero (principalmente Portugal y Andorra) para conseguirla.

En 2015, el ministerio de Sanidad vuelve sobre sus pasos y, además de volver a introducir la vacuna en el mercado, la ha incluido en el calendario vacunal, administrándose en 2 dosis (una entre los 12-15 meses y otra a los 3-4 años). También se mantiene la vacunación de 2 dosis a los 12 años si no se ha padecido la enfermedad en aquellos niños que no tomen parte de esta nueva pauta de vacunación.

¿Qué ha pasado en sólo 2 años para que se vuelva a introducir la vacuna?

Nada. No se ha publicado artículo nuevo en el que se demuestren nuevas evidencias científicas y eso ha creado muchas suspicacias entre diversos grupos, dando a pensar que el motivo de su reintroducción es meramente político. La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) no respaldan la decisión del gobierno español basándose en que desde su retirada, no ha habido nuevos estudios científicos que avalen su reintroducción; de manera que parece más una decisión política que una acción científica basada en la evidencia. SESPAS, en un comunicado refiere que:

  • Se desconoce la duración de la inmunidad más allá de los 14 años.
  • Se desconoce el momento óptimo de la segunda dosis; la decisión de revacunar a los 3-4 años parece aleatoria.
  • No se sabe si se necesitarán dosis adicionales en el futuro para mantener la inmunidad, mientras que la enfermedad natural produce inmunidad de por vida.
  • Se desconoce si la vacuna desplazará la existencia de casos a edades mayores, por tanto potencialmente casos más graves.
  • No hay una estimación de la gravedad de los casos en vacunados, cuando sean mayores o deficientemente inmunizados.
  • Es posible que aumenten las complicaciones por la enfermedad al aumentar la edad media de la infección.
  • No hay una valoración plausible del mecanismo inmunológico del herpes zoster.
  • Se desconoce el impacto de la vacunación en la frecuencia de casos de herpes zoster, sobre todo en no vacunados.

Además, incluso dentro de Europa no hay consenso en la vacunación: solo Alemanica, Austria, Grecia, Chipre, Letonia y Luxemburgo tienen ahora mismo una vacunación generalizada contra la varicela.

¿Qué datos a favor de la vacuna tenemos?

En ciertos países (Estados Unidos, Canadá) llevan vacunando de forma generalizada desde hace muchos años (desde 1995 y 1999 respectivamente), por lo que podemos extrapolar su experiencia a lo que ocurriría en nuestro país si se instaurara una vacunación a toda la población. En un estudio publicado en Anales de Pediatría en 2003 mostró las siguientes afirmaciones:

  • La varicela es una enfermedad con una morbilidad elevada, habitualmente benigna, pero que presenta complicaciones, a veces graves y que incluso pueden poner en peligro la vida del paciente.
  • Las complicaciones son más frecuentes en algunas poblaciones de riesgo, como los pacientes inmunodeprimidos y con enfermedades cutáneas o pulmonares crónicas, la embarazada (por su afectación embrionaria y fetal), el niño durante el primer año de vida (especialmente en el período neonatal), el adolescente y el adulto.
  • La vacuna induce seroconversión (formación de anticuerpos protectores) en más del 95% de niños sanos de entre 12 meses y 12 años de edad, y también origina una respuesta celular específica [...] Los estudios realizados en Estados Unidos y en Japón indican una duración de la inmunidad de al menos 11 y 20 años después de la vacunación, respectivamente.
  • Desde la introducción de la vacuna en Estados Unidos en 1995, la incidencia de varicela se ha reducido de manera considerable. Según un estudio realizado en tres poblaciones con coberturas vacunales de entre el 74 y el 84%, se han observado descensos del 71, del 79 y del 84% en todos los grupos de edad.
  • La varicela tiene unos efectos sociales y económicos importantes. Al considerar tanto los costes directos originados por la enfermedad y sus complicaciones como los costes indirectos, generados por el elevado absentismo del escolar o del adulto enfermo y de los padres u otras personas a cargo del cuidado del niño, se observa que la relación beneficio-coste de la inmunización es favorable.

Un estudio publicado en Navarra en 2012 demostró que la vacunación introducida 5 años antes en esa región disminuyó la incidencia de la enfermedad (aparición de nuevos casos) de 50 casos por cada 100000 habitantes a 1 por cada 100000. Además, disminuyó la aparición de nuevos casos en niños no vacunados, como es lógico.
Por otra parte, muchos estudios han demostrado que la vacunación generalizada contra la varicela NO AUMENTA los casos de herpes Zoster; este punto tiene su lógica, ya que el herpes Zoster se produce por una reactivación del virus, que queda acantonado en los nervios tras pasar la varicela. Es obvio, que si hay muchos menos casos de varicela, menos personas entrarán en contacto con el virus y, por ello, menos casos futuros de herpes Zoster.

RESUMIENDO:

Nuestra postura respecto a la vacunación de la varicela es A FAVOR DE LA VACUNACIÓN porque:

  • La vacuna de la varicela es una vacuna segura e inmunógena (hasta el 95% de los vacunados crean anticuerpos contra la enfermedad).
  • La varicela, aunque la mayoría de los casos es una enfermedad benigna, puede tener complicaciones graves e incluso ser mortal.
  • No se ha demostrado un aumento de los casos de herpes Zoster
  • Hay otros países con muchos años de experiencia en vacunación con varicela; demostrándose una enorme disminución de los casos, estando más protegidos incluso los no vacunados (por la inmunidad de grupo, gracias a los niños que sí se vacunan).
  • Tenemos la ventaja de que otros países comprobarán con el paso de los años si la inmunidad obtenida a través de la vacuna se pierde, por lo que podremos adoptar las medidas que ellos tomen (como sería por ejemplo una dosis de recuerdo en la vida adulta).
Ivan Abreu Yanes

Ivan Abreu Yanes

Soy pediatra en Hospiten Rambla. Me he especializado en la rama de Cardiología pediátrica, haciendo especial hincapié en las cardiopatías congénitas; las cuales además de su abordaje postnatal,es importante su conocimiento antes del nacimiento,para poder explicar a los padres la posible evolución de las mismas; aliviando así la ansiedad de la incertidumbre.

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa