¿Debo abrigar mucho a mi bebé?

No, incluso puede ser contraproducente. Las familias tienen la tendencia a abrigar en exceso a los recién nacidos, pensando que de no hacerlo se resfriarán. Hay que tener en cuenta que los bebés son inmaduros y no regulan bien la temperatura, por lo que si lo abrigamos mucho aumentará su temperatura, ocasionándole incluso febrícula. Por otra parte, un exceso de abrigo puede provocar la aparición de ronchas secundarias al sudor (sudamina). A efectos prácticos, se suele decir que la ropa de abrigo necesaria para un bebé es una capa fina más que la que llevan los padres a una determinada temperatura (esto puede crear confusión, pues hay personas más calurosas que otras). Por tanto lo ideal es OBSERVAR AL BEBÉ: si suda mucho y está inquieto, es posible que tenga mucho calor. Por el contrario, si el bebé tiene las manos y pies violáceos o tiembla, puede ser que le falte alguna capa de ropa.

Ivan Abreu Yanes

Ivan Abreu Yanes

Soy pediatra en Hospiten Rambla. Me he especializado en la rama de Cardiología pediátrica, haciendo especial hincapié en las cardiopatías congénitas; las cuales además de su abordaje postnatal,es importante su conocimiento antes del nacimiento,para poder explicar a los padres la posible evolución de las mismas; aliviando así la ansiedad de la incertidumbre.

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa