Mi bebé está amarillo… ¿A qué se debe?

¿Qué es la ictericia?

La piel del bebé, que inicialmente es sonrosada, puede tonarse a los pocos días en un tinte amarillento; es lo que llamamos ictericia. Se produce por acúmulo de una sustancia, la bilirrubina, la cual a su vez puede ser indirecta y directa. Intentaremos simplificar qué las diferencia: la bilirrubina indirecta se produce tras degradarse la hemoglobina de lo glóbulos rojos (que se encarga del transporte del oxígeno en la sangre) y la directa se produce en el hígado, tras unirse con determinadas sustancias. Posteriormente ésta se excreta con la bilis al duodeno (primera porción del intestino), dando color a las deposiciones (si esto no ocurre habrá acolia, o color blanco de las heces). Dependiendo de los niveles de bilirrubina, la piel del bebé irá cambiando de color hacia un tono amarillento hasta llegar a amarillo intenso e incluso naranja cuando los niveles son muy altos. Asimismo la distribución varía, de manera que cuanto más altos los niveles, mayor superficie corporal se tonará de este color; lo mismo ocurre con las escleróticas (parte blanca de los ojos) y las mucosas, que podrán teñirse de amarillo cuando los niveles están altos.

¿A qué se debe la ictericia?

Son muchísimas las causas de ictericia, nombraremos a continuación algunas. La más habitual es la llamada ictericia fisiológica que es aquella que ocurre entre las 24 horas y la primera semana de vida. Es más frecuente en niños amamantados a pecho. Suele resolverse por sí sola, aunque siempre ayuda colocar al bebé unos minutos al sol, a primera hora de la mañana o últimas de la tarde. Otras causas de ictericia son:

  • Que el bebé haya sido prematuro
  • Que el bebé esté deshidratado
  • Las infecciones
  • La isoinmunización (cuando la madre tiene grupo sanguíneo O y el bebé tiene grupo A ó B; o cuando la madre es Rh- y la el bebé es Rh+)
  • Que haya obtrucción a la salida de la bilis a nivel del hígado (escasez de conductos biliares o quistes a nivel del colédoco, conducto principal de eliminación del hígado)

Todas éstas últimas causas, y muchas otras, el pediatra ya las tiene en cuenta incluso antes de la aparición de la ictericia, ya que estos niños requieren un seguimiento más estricto.

Me hablan de los niveles de bilirrubina…¿Por qué es importante?

Un pediatra con experiencia será el que decida cuándo determinar con un análisis la cantidad de bilirrubina que tiene el bebé en sangre, esto es importante porque a partir de ciertos niveles, la bilirrubina puede ser tóxica para el organismo, en concreto para el sistema nervioso central. A veces no es necesario pichar al bebé, ya que hay unos aparatos, los bilirrubinómetros, que estiman sus niveles en sangre. En caso de duda, siempre habrá que confirmarlo con una muestra de sangre.

¿Qué importa que sea indirecta o directa?

Es muy importante. A partir de las 24 horas de vida, es normal que aparezca la llamada ictericia fisiológica en la que característicamente aumenta la bilirrubina indirecta. No sería normal que la ictericia se produjera por un aumento de la bilirrubina directa, ya que esto podría reflejar que hay algún problema a nivel del hígado o de los conductos biliares (vías por las que se elimina la bilis hacia el intestino) y que suelen requerir una intervención inmediata. Lógicamente a simple vista no podemos diferenciar esto, por lo que será el pediatra quien decida según la historia clínica y la exploración del bebé si es necesario realizar un análisis para determinar estos valores.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

La ictericia, aunque es un proceso normal la mayoría de las veces, nos pondrá en alerta si:

  • El bebé está muy amarillo.
  • Si la ictericia aparece en las primeras 24 horas de vida.
  • Si al mes de vida, la ictericia persiste, incluso estando con lactancia materna.
  • Si se acompaña de otros síntomas, tales como febrícula, irritabilidad o dificultad respiratoria.
  • Si las cacas son blancas (acolia).
  • Si el pipí es muy oscuro, como color coca-cola o coñac (coluria).

NO TE QUEDES CON LA DUDA, si no sabes si el color que tiene tu bebé es normal o no, consulta con tu pediatra.

¿Cómo se trata la ictericia?

Cuando la ictericia es leve, puede resolverse poniendo a nuestro bebé al sol, aprovechando las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, dejándolo en pañales (será mejor cuando mayor sea la cantidad de piel del bebé que esté expuesta). Si el pediatra considera determinar los valores de bilirrubina y estos superan cierto valor, puede ser necesario el uso de lámparas de fototerapia para su tratamiento.
La fototerapia consiste en colocar una lámpara de tubos fluorescentes a unos 30-40 cm de la piel del bebé, con el fin de que se degrade la bilirrubina. Deben taparse los ojos con unas gafas opacas. Durante la terapia, el bebé puede perder más líquidos de lo normal a través de la piel, por lo que deberá asegurarse una adecuada ingesta de líquidos (leche materna habitualmente). A veces pueden ponerse varias lámpara de fototerapia para intentar reducir los niveles de bilirrubina.
Finalmente hay otro tipo de procedimientos más agresivos, como lo es la exanguinotransfusión, lo cual consiste en sacar sangre al recién nacido e irla reponiendo por sangre de donante. Este procedimiento puede tener complicaciones, por lo que sólo se realizará cuando los niveles de bilirrubina son muy altos (riesgo de secuelas neurológicas) y cuando han fracasado las opciones anteriores.

Resumiendo

  • La ictericia más frecuentes es la fisiológica, sobre todo en niños que están a pecho.
  • La ictericia puede ser el reflejo de otros problemas; por lo que si notas a tu niño amarillo, consulta SIEMPRE con tu pediatra.
  • No te demores en consultar si lo ves excesivamente amarillo o naranja, si no moja pañales, si se acompañan de otros síntomas como febrícula, dificultad respiratoria o llanto inconsolable.
Ivan Abreu Yanes

Ivan Abreu Yanes

Soy pediatra en Hospiten Rambla. Me he especializado en la rama de Cardiología pediátrica, haciendo especial hincapié en las cardiopatías congénitas; las cuales además de su abordaje postnatal,es importante su conocimiento antes del nacimiento,para poder explicar a los padres la posible evolución de las mismas; aliviando así la ansiedad de la incertidumbre.

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa