Mi niño no come, ¿Le podría mandar vitaminas?

Es una pregunta muy habitual en niños malos comedores (aquellos en lo que cada comida es una odisea para los padres para lograr que coman) y que suele coincidir con niños que han crecido por percentiles bajos. Es una FALSA CREENCIA pensar que las vitaminas estimulan el apetito, ya que no es así; su cometido es SUPLEMENTAR una alimentación deficitaria en vitaminas y oligoelementos, así como tratar una carencia de los mismos.
Los niños malos comedores son aquellos que no tienen interés por la comida, no le gustan probar cosas nuevas y suelen siempre querer las mismas cosas para comer. Frecuentemente, los alimentos que le gustaban dejan de hacerlo y hay que variar continuamente formas, colores y sabores de los platos que le ponemos. Curiosamente, a pesar de la aparente falta de alimentos, suelen ser niño muy vitales, que realizan su vida diaria de forma normal y que suben correctamente de peso (buena evolución de su curva de percentiles).

Las rutinas que debemos seguir con estos niños son las siguientes:

  1.  No comer fuera de hora; es primordial ceñirse a las comidas principales y fuera de ellas, evitar el picoteo.
  2. No forzar a comer, ya que si realizamos esto con frecuencia podemos hacer que el comer resulte un castigo y justamente buscamos lo contrario, que le resulte agradable comer.
  3. Evitar las bebidas azucaradas (zumos, néctar) en las meriendas o media mañana, o como sustituto de las comidas, ya que dado el alto poder calórico de estos pueden estar muchas horas después sin comer.
  4. Poner a la vista varios platos, de manera que empecemos por el que queramos que coma (adecuar las cantidades) y, en un segundo plano, aquel que le gusta; de manera que el niño sepa que después de ese primer plato comerá algo que le resulte agradable. La intención es que se anime a probar nuevos sabores.

En resumen, los complejos vitamínicos NO HACEN que los niños coman más; deben ser prescritos por un pediatra en aquellos casos en los que haya déficit vitamínicos o una alimentación deficiente en nutrientes. El exceso de vitaminas puede provocar ciertas enfermedades serias, por lo que no se debe administrar vitaminas por cuenta propia.

Ivan Abreu Yanes

Ivan Abreu Yanes

Soy pediatra en Hospiten Rambla. Me he especializado en la rama de Cardiología pediátrica, haciendo especial hincapié en las cardiopatías congénitas; las cuales además de su abordaje postnatal,es importante su conocimiento antes del nacimiento,para poder explicar a los padres la posible evolución de las mismas; aliviando así la ansiedad de la incertidumbre.

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa