La vuelta al cole y el síndrome post vacacional en los niños

Llega septiembre y con él la vuelta al colegio. Muchos niños comienzan por primera vez su etapa escolar, mientras que otros la retoman después de un parón vacacional, donde los días de playa, montaña, tardes de juego y de estar con la familia han sido la tónica habitual.

Durante las vacaciones los niños rompen con la dinámica llevada hasta ahora, con la vuelta al cole, vuelven las rutinas, madrugar, los deberes, las actividades extraescolares y es por ello, que algunos niños experimentan al igual que los adultos síntomas de ansiedad o malestar.

¿Qué es el síndrome post vacacional?

Llamamos síndrome post vacacional (SPV) al período de tiempo (entre 7 y 10 días) donde el niño experimenta una serie de síntomas psíquicos y en algunos casos físicos, se manifiesta cuando el niño vuelve enfrentarse a la situación escolar después de un período de vacaciones.

Según la Según la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) alrededor del 7% de los niños lo padecen.

El SPV no debe considerarse una patología, sino una situación pasajera, en la cual los niños se readaptan a la nueva situación.

¿Qué síntomas experimentan los niños?

La ansiedad, apatía, tristeza, irritabilidad, falta de atención, desórdenes leves en el apetito y en el sueño son los síntomas más comunes que se experimentan con el SPV.

¿Cómo debemos actuar los padres? Toma nota…

El SPV como hemos dicho anteriormente no se debe considerar una patología, sino un tiempo de readaptación. Pero sí es muy importante tener en cuenta algunos aspectos para que la situación sea más llevadera, tanto para los niños como para los padres. A continuación se explican una serie de pautas muy sencillas que pueden ayudarnos.

  1. Volver al trabajo de forma positiva: sabemos que los niños aprenden por observación, es por ello que deben ver que nuestra vuelta al trabajo, a las rutinas es positiva, intentando no hacer comentarios negativos sobre la misma. De esta forma, evitamos que aprendan a que las vueltas a “normalidad” son una carga o situaciones negativas. Debemos transmitir a nuestros hijos, que volver a nuestro trabajo conlleva aspectos positivos como el reencuentro con los compañeros, crear nuevos proyectos laborales, o el propio trabajo en sí.
  2. Adaptación progresiva al horario escolar: durante las vacaciones muy pocos niños continúan con unas rutinas diarias, y menos aún en cuanto a horarios se refiere. Para adaptarse de nuevo a los mismos, es conveniente que durante una o dos semanas antes del inicio del curso, los niños vayan retomando los horarios de irse a la cama y de despertarse, de esta forma evitaremos que vayan cansados los primeros días de colegio. Durante los fines de semanas previos al inicio del curso, es importante que se cumplan dichos horarios, para evitar recaídas.
  3. Retomar hábitos de alimentación saludables: este apartado crea mucha controversia entre los padres, durante las vacaciones los niños comen a deshora y en algunos casos no todo lo equilibrado que debiese ser. Para ello, al mismo tiempo que recuperamos hábitos de horarios debemos ir retomando las pautas de alimentación, para ello fomentaremos la toma de un desayuno equilibrado (lácteos, fruta y cereales), ningún niño debe ir al colegio sin desayunar, asimismo se recuerda la importancia de llevar una media mañana, evitando la bollería industrial y retomando sanas costumbres, bocadillo, pieza de fruta, etc. Diversos estudios han demostrado que la toma de un desayuno nutritivo y equilibrado contribuye a la mejora del rendimiento físico y mental.
  4. Preparación del material escolar: uno de los aspectos más preocupantes para los padres es la lista del material escolar, debido al elevado desembolso económico. Con nuestros hijos a parte de preparar todo el material (comprarlo, forrar los libros, etiquetar con el nombre, hacer la mochila, preparar uniforme o ropa, etc.) debemos enseñarles a cuidarlo, haciéndoles responsable de su mantenimiento y orden.
  5. Repaso de deberes escolares: muchos profesores acostumbran a enviar fichas o libros de trabajo para realizar en verano, sin entrar en debate (muchos o pocos deberes), sí debemos repasar con los más pequeños aquellos conocimientos aprendidos durante el curso (lectura, dictados, sumas, restas, etc.). Cuando finalicen sus fichas es muy importante reforzarlos de manera positiva, si por el contrario, vemos que se equivocan, no empleamos el castigo ni las verbalizaciones negativas hacia el niño, le explicamos y resolvemos sus dudas, debemos animarle a que continúe esforzándose.
  6. Hablar sobre la vuelta al cole: de la misma forma que hablamos de nuestra vuelta al trabajo de forma positiva, debemos hablar con nuestros hijos de todo lo positivo que implica su vuelta al cole; ver a sus amigos, aprender nuevas cosas, conocer a otros niños, hacer excursiones, etc.
  7. Responder dudas, inquietudes…: para muchos niños volver al colegio supone un reto y para otros muchos el enfrentarse a una situación novedosa (primer año de cole), al igual que para nosotros, a ellos le surgen muchas dudas, miedos, inquietudes, etc. Debemos escucharles e intentar dar respuesta a sus preguntas, es muy importante generarles confianza y mostrarles nuestro apoyo.
  8. Tardes de juego y deporte: es muy recomendable que las actividades lúdica-deportivas estén presentes en la vida de los más pequeños. Es por ello, que ir al parque, patinar, montar en bici o hacer algún deporte es más recomendable que pasar la tarde delante de la Tv, ordenador/tableta o jugando a los videojuegos. Con la práctica de algún deporte o simplemente con actividades en las que los niños tengan “movimiento” se libera el estrés y disminuyen sus preocupaciones y miedos.
  9. Acompañarles el primer día de clase: sin duda, es el momento más duro, sobre todo para los padres, ya que deben dejar a sus hijos en manos de “desconocidos” mientras el pequeño grita y llora desconsoladamente. Los padres deben evitar hacer del momento separación una escena dramática, el mensaje transmitido al niño ha de ser positivo “estamos en el colegio, debes quedarte con la maestra, estarás muy bien, vendré a buscarte dentro de un rato”, seguidamente los padres se marcharán. Es muy importante ser puntuales a la hora de la recogida, ya que de esta forma los niños no sienten que les fallamos al darle nuestra palabra, claro está que pueden ocurrir situaciones que están fuera de nuestro control y nos retrasen, pero debe ser algo excepcional. A la salida del colegio, le preguntaremos cómo ha pasado el día, qué actividades ha hecho, etc. Debemos mostrarnos interesados y alegres por todo lo que nos cuentan.
  10. No a la ansiedad: no debemos trasmitirles nuestra ansiedad, para los padres supone hacer cambios en su rutina diaria, cambios que pueden provocar un aumento del estrés ya que debemos organizar todo (comidas, actividades, trabajo, etc.), es por ello que debemos tomarnos este momento con calma y sobre todo seguir un consejo que nunca falla: realizar una buena planificación.

¡¡FELIZ VUELTA AL COLEGIO!!

Gabriela Darias Medina

Gabriela Darias Medina

Psicóloga especializada en Psicología Infantil y Juvenil
Colegiada nº T-02420
San Cristóbal de La Laguna
Teléfono de contacto: 659 09 60 31

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa