Vómitos en el niño

¿Qué son los vómitos?

Como todos sabemos, y por desgracia habremos sufrido alguna vez, los vómitos consiste en la expulsión violenta del contenido del estómago producida por un aumento de la actividad muscular del aparato digestivo.

No debemos confundirlos con los “buches” o “bocanadas”, que son salidas de contenido gástrico pero mucho más leves.

¿Por qué se producen los vómitos?

Son muchas las causas que pueden producirlos; siendo con mayor frecuencia ocasionadas por enfermedades infecciosas. Los vómitos no son una enfermedad en sí, sino un síntoma de la misma.

¿Cuáles son los signos de alarma de un cuadro emético (vómitos)?

La aparición de un vómito aislado, a pesar de ser un motivo de preocupación para los padres, no es indicativo por si solo de acudir a tu pediatra. Sin embargo debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • La cantidad.- Cuanto mayor es la cantidad y la frecuencia del vómito, más probabilidad que se deban a un cuadro más severo. Además el riesgo de deshidratación es mayor.
  • La evolución.- Si con el paso de las horas los vómitos se hacen más frecuentes y cuantiosos, es más probable que se deba a una enfermedad grave. Si por el contrario mejoran, suelen deberse a enfermedades autolimitadas tales como una gastroenteritis aguda.
  • El contenido.- La presencia de sangre, bilis (color verdoso) o heces deben alarmarnos y acudir de forma urgente a nuestro pediatra.

Causa de los vómitos según la edad

No vamos a enumerar todas las cusas que pueden producir los vómitos; pero sí algunas patologías con características específicas según la edad.

  • En el primer mes de vida, a pesar de que nos digan que los buches son normales, debemos estar atentos a lo siguiente:
    1. En niños que están con fórmula de inicio de forma exclusiva, aquellos que están con lactancia mixta o con lactancia materna exclusiva (y la madre toma lácteos), los vómitos continuos pueden deberse a una alergia a las proteínas de la leche de vaca. Puede acompañarse de cólicos intensos, sangrado con las deposiciones…Tu pediatra valorará esta posibilidad y hará las pruebas pertinentes en caso necesario.
    2. En niños con buches frecuentes, incluso en cantidades importantes (la diferencia consiste en que dicho contenido saldría prácticamente sin esfuerzo), podría deberse a un reflujo gastroesofágico. El reflujo es fisiológico (normal) hasta el año de vida, por lo que el cambio de leche (en el caso que estuviera con leche de fórmula) o el tratamiento farmacológico NO ESTÁ INDICADO de forma rutinaria, salvo que el bebé no suba de peso o la acidez del reflujo le impida comer o descansar normalmente; en ese caso hablaríamos de una enfermedad por reflujo. La presencia de buche sin síntomas NO ES MOTIVO PARA RETIRAR LA LACTANCIA MATERNA.
    3. Finalmente, la aparición de vómitos proyectivos (“a chorro”) en torno a la tercera semana de vida, típicamente después de las tomas, debe ser motivo de consulta pues podríamos estar ante una estenosis hipertrófica de píloro (engrosamiento de la pared muscular del píloro, que es la compuerta de salida del estómago, de forma que impide el paso del alimento).
  • En el primer año de vida, en el cual se introduce una enorme variedad de alimentos, debemos fijarnos si los vómitos coinciden con la ingesta de un alimento determinado, ya que podría ser reflejo de una intolerancia. Del mismo modo, si el bebé solo se alimenta con leche de fórmula, debemos cerciorarnos que el biberón se prepara de la forma adecuada (un cacito raso de leche por cada 30 mL de agua)
Ivan Abreu Yanes

Ivan Abreu Yanes

Soy pediatra en Hospiten Rambla. Me he especializado en la rama de Cardiología pediátrica, haciendo especial hincapié en las cardiopatías congénitas; las cuales además de su abordaje postnatal,es importante su conocimiento antes del nacimiento,para poder explicar a los padres la posible evolución de las mismas; aliviando así la ansiedad de la incertidumbre.

mi pediatra en casa buzon sugerencias

Gabriela Darias Psicologa