Mi bebé tiene legañas… ¿Qué puede ser? ¿Cómo puedo limpiarlo?

Cuando nace el bebé, es frecuente que tenga una obstrucción del conducto lacrimal. Este conducto va desde el canto interno del ojo hasta las fosas nasales; es muy fino y suele obstruirse por membranas, restos epiteliales y mocos. Por ellos, la primera actuación ante las legañas de nuestro bebé es limpiar con una gasa y suero fisiológico y, posteriormente, coger la costumbre de realizar varias veces al día masajes circulares suaves en el canto interno del ojo, teniendo mucho cuidado con presionar el globo ocular (la presión debemos hacerla sobre el hueso), para continuar con movimiento de dentro hacia afuera y de arriba abajo. De esa manera llegará el momento que la obstrucción desaparezca. En caso de no ser así (persistencia de lacrimeo continuo o conjuntivitis de repetición), el pediatra derivará a nuestro hijo al oftalmólogo cuando cumpla el año de edad.
Hay que detectar cuando hay una conjuntivitis y esto lo notaremos cuando las legañas son muy abundantes y persistentes, a pesar de lavados continuos con suero fisiológico. En ese caso consultaremos con nuestro pediatra, quien probablemente te recete un colirio antibiótico.

Acerca de Iván Abreu Yanes

Iván Abreu Yanes
Mi nombre es Iván Abreu Yanes; nacido, criado y formado en Santa Cruz de Tenerife. Soy pediatra de profesión y devoción, especializado en dos ámbitos completamente diferentes: por un lado la cardiología pediátrica, con especial interés en las cardiopatías congénitas; y por el otro el asesoramiento en lactancia materna. En esta última se están centrando la mayoría de mis esfuerzos actualmente, con el fin de promover el mejor alimentos que se le puede dar al niño en los primeros años de vida, la leche materna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.